PSICOTERAPIA GESTALT & TANATOLOGÍA

Juventud, divino tesoro

08 Sep 17 - 13:31

   El domingo pasado tuve la oportunidad de asistir al espectáculo llamado La Caravana del Rock, presentado por artistas de los 60s: Enrique guzmán, Angélica María, César Costa y algunos grupos.   El concierto duró 5 horas y desde luego que viví la emoción y energía típica de estos eventos.   Sin embargo, dentro de la emoción de la noche, al ver lo que sucedía, vinieron a mi mente algunas reflexiones que me llenan de entusiasmo en mi presente.  Aquí te las comparto con mucho gusto:

   Los artistas que se presentaban en el escenario tienen, todos, entre 70 y 80 años.   Me impresionó su gusto por estar ahí y su energía.   Me encanta ver cómo personas que tradicionalmente la sociedad considera acabadas y decrépitas pueden salir a trabajar y obtener todas las satisfacciones que ello proporciona: ingreso económico, sensación de sentirse útil y de dar algo a los demás usando sus talentos.   Me encanta ver que personas que tienen habilidad para cantar, sigan haciéndolo.   El canto es una técnica que se convierte en arte cuando la persona le imprime sus emociones y su vida misma.  Y eso es lo que vi en el escenario.  

   Sin embargo, ahí no acababan mis reflexiones, ya que vi muchas otras cosas, muy emotivas entre los espectadores.

   Desde luego que ellos también iban –en su mayoría- de los 55 a los 85 años.   Me conmovió profundamente cómo ellos cantaban y bailaban al ritmo de las melodías.   Hacían gala de buena memoria al entonar las canciones conocidas 50 años atrás.  Todos emocionados se involucraron en el espectáculo y lo vivieron intensamente, dejaron la comodidad de sus casas, el sillón, la televisión y la cobija para llegar hasta el Auditorio, a pesar de la lluvia y el tráfico.  Continuamente coreaban “otra”, “otra”…

   A mí, que he dedicado mi vida al desarrollo humano y a la psicoterapia como método de crecer emocionalmente y lograr una vida plena y feliz, me encanta ver cómo podemos desafiar los mitos acerca de la vejez.  Se dice que con la vejez viene la depresión, la desilusión y la desesperanza, que ya no hay incentivos, que la vida pierde color…    Pues bien, fue tremendamente grato como la noche de concierto arremetía contra esos mitos.  Hoy las personas de alrededor de 60 años se enfrentan con la posibilidad de vivir 30 años más, muchos de ellos ya están desarrollando un proyecto de vida para esta etapa, están dándose cuenta de que los problemas de la tercera edad tienen mucho más que ver con la actitud y los mitos que con los años mismos.

   Me emociona verles así y poder trabajar con ellos en la formulación de su proyecto de vida y la determinación de nuevas metas.   Día a día los veo en la consulta decidir vivir como a ellos les gusta y no como les imponga la sociedad o –en ocasiones- sus mismos familiares.   Es decir, a esta edad están desarrollando la inteligencia emocional, lo que les permite estar más sanos en todos los sentidos y acabar con la idea de que la depresión es inevitable en la tercera edad.   Me gusta verlos y pensar que puedo ser como ellos cuando llegue el momento.  Juventud, eterno tesoro…



Anonymous

Ofelia Arrazola

12 Sep 2017 - 06:23 pm

Perfecto, así me veo ven el futuro.

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *