PSICOTERAPIA GESTALT & TANATOLOGÍA

Si no puedes hacer que tu pareja cambie. Cambia tú...¡Pero de pareja! ;)

27 Feb 15 - 14:00

   En realidad la frase anterior (que podría parecer broma) se ha vuelto un gran dilema en nuestros días. 

   Por un lado se promueve la tolerancia con los demás.  Por otro lado se le predica que no debemos aguantar cosas que nos violenten.  Y además está todo el amor y la historia compartida.   ¿Cómo saber cuándo definitivamente tirar la toalla y abandonar todas las esperanzas en la relación de pareja?  En este caso me gustaría aventurar algunos cuestionamientos que pudieran facilitar una decisión que habrá de repercutir por el resto de la vida, especialmente si tenemos hijos con la persona amada.

   ¿El mal hábito que él o ella tiene te afecta directamente?  La verdad siempre tenemos expectativas de cómo debe ser y comportarse la persona amada, pero suelen estar muy idealizadas.   En primera instancia parecería que TODOS los malos hábitos de la pareja nos arruinan la vida, pero aquí es cuando podemos practicar la tolerancia. ¿Es su impuntualidad imposible de soportar?  Habría que desmenuzar la situación.  En realidad el mundo está compuesto por personas puntuales e impuntuales.  Nos topamos con unos y otros todos los días.  Aquí se podrían hacer arreglos como “si vamos con tu familia podemos llegar un poco tarde, y si vamos con la mía podemos ser puntuales”.  Es decir un punto medio.  Si vamos a una ceremonia podemos llegar a tiempo  y si vamos a una comida podemos llegar 20 minutos tarde.  Si tú insistes en que SIEMPRE lleguen a tu hora  la situación no resultará  realista .  Sólo la persona sin pareja hace SIEMPRE lo que quiere. Y además, esa es la flexibilidad que incluso nos hará crecer como personas.  Si reflexionas  sobre todos los “malos hábitos” de tu pareja, seguro que podrás encontrar muchas situaciones en las que tus exigencias sólo traen conflictos y peleas entre ustedes dos, robándoles irremediablemente  momentos de feliz convivencia.

   Por otro lado, pudiera ser que las acciones de tu pareja o las actitudes de tu pareja sí representen una disminución de tu persona, o un daño emocional.  Si se trata de constantes críticas negativas, entonces de nada servirá justificar y decir “él o ella es así, como así creció, así trata a los demás”.  Ya que este ataque constante se verá reflejado en tu auto estima.  Estamos en pareja para amarnos y satisfacer una buena parte de nuestras necesidades emocionales, (no todas).  Si tu amado/a te demuestra cariño, te prodiga atención, respeto, aprecio, aceptación y cierto reconocimiento y aprobación, entonces se puede decir que la relación está agregando bienestar a tu vida.  Pero si haces un análisis honesto y el balance es más bien limitado, sí será momento de cuestionar qué te hace seguir en una relación que no te nutre emocionalmente, aunque aparentemente no exista mayor conflicto y no vivan como perros y gatos.

Siempre atiende a tus emociones  y sensaciones.  Si la mayor parte del tiempo te sientes content@, si te sientes frecuentemente entusiasmad@ por compartir, platicar y jugar con tu pareja, entonces ¡Felicidades!  Tienes un gran tesoro; trabaja para cultivarlo y poder seguir disfrutando.   Si no es así, quizás es momento de revisarlo en psicoterapia para poder dirimir si se debe a que tú no estás en tu mejor momento emocional o es la relación que está llegando dolorosamente al final.

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *